lunes, enero 22, 2007

EEUU podría juzgar a un niño que escapó en coche y en aviones


LAKEWOOD, EEUU (AFP) - Un niño estadounidense de nueve años podría enfrentar cargos judiciales después de escapar en un automóvil a gran velocidad y vivir luego una odisea a través del país tras montarse sin billete, en dos aviones, antes de aterrizar en Texas.

El menor Samaj Booker se encuentra en un centro juvenil en San Antonio, en el Estado Texas (sur) después de una extraña travesía que ha cuestionado las medidas de seguridad aeroportuarias y que ha sorprendido a los directivos de las líneas aéreas estadounidenses. El drama comenzó el domingo, cuando la policía en Lakewood, en las afueras de Seattle, en el Estado de Washington (noroeste), persiguió un vehículo robado, que alcanzó una velocidad de casi 140 kilómetros por hora antes de detenerse por problemas en el motor. Los agentes quedaron asombrados al descubrir que el conductor era un niño de nueve años, Samaj Booker. "No conducía del todo mal", dijo a la AFP el teniente David Guttu de la policía de Lakewood. Booker fue devuelto a su madre, pero ella denunció que se había escapado a la mañana siguiente. El niño se dirigió al aeropuerto de Seattle Tacoma, donde convenció a unos empleados de la Southwest Airlines para que le permitieran subir a un vuelo con dirección Phoenix, Arizona (suroeste). De acuerdo con un comunicado emitido por Southwest Airlines, se presentó en el mostrador como un niño de 12 años y pidió su tarjeta de embarque diciendo que su madre ya se encontraba en la zona de embarque. El vuelo aterrizó en Phoenix, donde Booker fue autorizado a cambiar de avión, aterriazando en San Antonio, Texas (sur). Cuando intentó abordar otro avión para ir a la ciudad de Dallas se comprobó que no tenía reserva y se llamó a la Policía. Guttu dijo que el niño de nueve años estaba "altamente motivado y decidido" a salir del estado de Washington y regresar a Dallas, donde viven miembros de su familia, incluido su abuelo materno. Su madre declaró a la policía que el niño no era feliz en Washington y "sólo consideraba Dallas como su hogar", por lo que deseaba regresar. Estaba viviendo en Lakewood desde hacía un par de meses. Sus familiares de Dallas tienen planeado ir a recogerlo al centro juvenil de San Antonio, donde está retenido. Mientras tanto, los fiscales en el estado de Washington están recogiendo antecedentes para determinar cómo proceder en el caso. Booker podría ir a juicio para responder por cargos federales como escapar de la policía, robar un vehículo y conducir sin carnet.

1 comentario:

Jorge-Chochoy "El Foráneo" dijo...

¿Cómo podríamos imaginar, que un niño de tan sólo 9 años pudo, puede, podría y podrá robar un automóvil para arrancarse desde un pueblo o una ciudad donde no se siente a gusto?; si los adultos roban vehículos para cometer sus fechorías y las películas también muestran azañas para cumplir cualquier cometido que les dé satisfacciones y o cumplir sueños o metas para burlar, violar, bulnerar los sistemas de seguridad. ... ¿Cómo se vería nuestro "Chilito-Lindo" si nuestras autoridades nos informan de sucesos de ésta embergadura? ¡es cierto!, los niños no mienten ante los adultos, pero ¿cómo se explica que un niño robe un automóvil, ya sea desde un estacionamiento público, desde una vivienda o desde una automotora para cumplir su odisea? ahora en los aeropuertos, creo que están bastante débiles los soportes de seguridad; porque ¿cómo es tan ingenua la mentalidad o la mente humana como para creerle a un niñito que su madre está en el lugar de embarque o en la ciudad a la que viaja con destino predeterminado?. ... Ahí tenemos, que a los niños hay que creerles y ya se ha comprobado una vez más que los niños nunca mienten, pero ahora, si el automóvil que conducía era un guocar con motor de verdad ahí creo que todo puede suceder; lo más justo en éste caso, es que se juzgue a la madre del menor, porque los niños no tienen discernimiento como para enfrentar un juicio por algo tal vez divertido para él pero sin medir las consecuencias de su broma.
Ahora, creo que las autoridades encargadas de la infancia norteamericana, debieran, deben, deberían y deberán, estudiar el comportamiento del menor aquí sometido a un futuro juicio junto a su madre; creo que una vez más, nos estamos sorprendiendo por la vulnerabilidad y violabilidad de los sistemas de seguridad internos en las autopistas, carreteras, calles, aeropuertos y terminales de buses en Estados Unidos. ... ¿Hacia dónde pensaremos llegar con tanta influencia televisiva
que nos entregan y nos muestran las películas de acción y ciencia ficción de policías, pistoleros y tanta violencia adrenalinística que se deja entrever en éstas situaciones?... fíjense en la serial "Los Magníficos", o en otras tantas de su talla y estilo. ...
Para finalizar, les conetaré algo que escuché en la última edición "del Diario De Cooperativa" el viernes recién pasado -creo que aconteció ésta situación en "Chilito-Lindo": Un joven adolescente puertomonttino de 15 años se escapó de su hogar junto a su amigo de -creo que 17 o 18 años- por temor a ser víctimas por parte de las barras bravas del fútbol criollo; ¿qué creen ustedes, que hizo la madre de uno de los jóvenes afectados?... nada más ni nada menos que vender su televisor y un cuánto hay de sus bienes por llegar a la gran capital en busca de su hijo; cuestión que logró recién el viernes pasado mientras los capitalinos éramos asombrados y anonadados por la majestuosidad y hermosura por el espectáculo de "La Niña Gigante" puesta en escena por la compañía francesa de teatro "Rogiere d.e Louck". ...
Bueno chiquillos saludos a todos y discúlpenme por mis faltas ortográficas y redacción en éste blogs.
Jorge-Chochoy "El Foráneo" desde la sala de informática del CGC Providencia Santiago Chile.